• 968 23 68 22

06 Jul

  • By hernandezmora
  • In Blog
  • Comments None

La declaración de concurso en nuestra legislación está sometida a una serie de requisitos y condiciones, que a continuación explicamos. Para empezar, los requisitos se pueden dividir en dos tipos: subjetivos y objetivos, es decir, los relativos a la persona que puede ser declarada en concurso y, por otro lado, las circunstancias que deben rodear a dicha persona para poder ser declarada en concurso. Vienen regulados en los artículos 1 y 2 de la Ley Concursal.

Dentro de los requisitos subjetivos, nos encontramos con que pueden entrar en concurso tanto personas físicas como jurídicas, incluso una herencia que no haya sido aceptada pura y simplemente puede entrar en concurso de acreedores. Únicamente existe una prohibición, ya que la Administración Pública, los organismos públicos y demás entes de derecho público no podrán entrar en concurso de acreedores.

Los requisitos objetivos son un tanto más complejos y se centran en torno a la concepto de insolvencia del deudor. Está situación de insolvencia se concreta en que el deudor no pueda cumplir regularmente con sus obligaciones y puede ser actual o inminente, no obstante, la clave reside en poder probar ese incumplimiento.La declaración de concurso

Si la solicitud de concurso es presentada por el deudor este deberá probar el estado de insolvencia, acompañando todos los documentos que exige el artículo 6 de la Ley Concursal, entre los que se encuentran un listado de acreedores, inventario de bienes y derechos y una memoria económica, entre otros.

Si la solicitud de declaración de concurso la presenta un acreedor, deberá probar la situación de insolvencia del deudor bien habiendo llevado a cabo una ejecución infructuosa o acreditando la existencia de alguno de los siguientes hechos:

  • El sobreseimiento general en el pago de sus obligaciones.
  • La existencia de embargos por ejecuciones pendientes que afecten de una manera general a su patrimonio.
  • El alzamiento o la liquidación apresurada o ruinosa de sus bienes.
  • El incumplimiento generalizado de obligaciones de alguna de las clases siguientes: obligaciones tributarias exigibles, cuotas de la Seguridad Social, salarios e indemnizaciones, todo ello correspondiente a las tres últimas mensualidades.

Leave a Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
HAZ TU CONSULTA!