• 968 23 68 22

03 Aug

  • By hernandezmora
  • In Blog
  • Comments None

En caso de que un acreedor no esté de acuerdo con el reconocimiento que se haya hecho de sus créditos concursales puede recurrir dicha decisión en unos plazos claros y cerrados, regulados por los artículos 96 y 96 bis de la Ley Concursal pero, ¿son de aplicación estos artículos también a los créditos contra la masa?

Los créditos contra la masa no forman parte del listado de acreedores y son de naturaleza diferente a los créditos concursales, la sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid de fecha 14 de marzo de 2014 aclara perfectamente este asunto:

Los créditos concursales ( artículo 84.1 de la LC ) son aquellos que, ostentándolos quienes fueran acreedores de un deudor común al tiempo de ser éste declarado en concurso, resultan integrados en la masa pasiva del mismo ( artículo 49 de la LC ), después de haber seguido las reglas concursales que disciplinan su comunicación ( artículo 85 de la LC ), reconocimiento ( artículos 86 y 87 de la LC ) y clasificación ( artículos 89 a 92 de la LC ), y que quedan sujetos al principio de la “par conditio creditorum” (trato equitativo), que significa que su satisfacción, en la medida de lo posible, conforme a reglas de preferencia y con criterios de proporcionalidad, queda a resultas de la solución final del concurso (convenio o liquidación).

En cambio, los créditos contra la masa (que como regla general lo son los nacidos de la actividad del concursado subsistente tras la declaración de concurso, aunque el legislador ha incluido en tal categoría, por razones de política legislativa, una casuística muchos más amplia – artículo 84.2 de la LC ) no se sujetan a las mismas reglas de reconocimiento y de pago que los concursales. No se someten al principio de la “par conditio creditorum”, pues han de satisfacerse, salvo en casos especiales, según sus fechas de respectivo vencimiento, tal como dispone el artículo 84.3 de la LC y además tienen previsto un cauce procesal específico, el cual permite a sus titulares poder exigir directamente su pago y hacerlos así efectivos (el señalado en el artículo 84 de la LC ). Es más, está legalmente contemplado el carácter prededucible de los créditos contra la masa (salvo con respecto a los beneficiados por privilegio especial), por lo que el legislador ha previsto que la administración concursal, bajo su responsabilidad, ha de efectuar las deducciones oportunas para poder cubrir su importe antes de proceder al pago de los créditos concursales.”

Por tanto, el reconocimiento (o falta de este) que se haga de los créditos contra la masa por la Administración Concursal puede ser impugnado vía el artículo 84 de la LC, que se cita a continuación:

Las acciones relativas a la calificación o al pago de los créditos contra la masa se ejercitarán ante el juez del concurso por los trámites del incidente concursal, pero no podrán iniciarse ejecuciones judiciales o administrativas para hacerlos efectivos hasta que se apruebe el convenio, se abra la liquidación o transcurra un año desde la declaración de concurso sin que se hubiere producido ninguno de estos actos. Esta paralización no impedirá el devengo de los intereses, recargos y demás obligaciones vinculadas a la falta de pago del crédito a su vencimiento. “

Vemos que el artículo no entra en detalles en cuanto al plazo para realizar dicha impugnación, a diferencia de la regulación para la impugnación de los créditos concursales, lo cual puede ser razonable teniendo en cuenta que los créditos contra la masa se devengan durante toda la vida del concurso. ¿Significa el silencio del artículo que se puede interponer un incidente para impugnar el reconocimiento de créditos contra la masa en cualquier fase del concurso?

La jurisprudencia ha venido al rescate, concretando la falta de información del artículo 84 LC. Por ejemplo, la sentencia de la Audiencia Provincial de Murcia de fecha 7 de marzo de 2014 establece lo siguiente:

La cuestión nuclear que la sentencia apelada analiza, con adecuado fundamento jurídico, se concreta en afirmar que si bien los créditos contra la masa, conforme a lo dispuesto en los artículos 84.4, 192 y 152 de la LC, pueden impugnarse por los trámites del incidente concursal sin sujeción a un plazo determinado, es también cierto, como dice la sentencia de 8 de julio de 2009 de la Sección 15ª de la Audiencia Provincial de Barcelona, que esa ausencia de plazo concreto ha de integrarse en aras a garantizar la seguridad jurídica en el desarrollo del proceso concursal. Ello exige, por tanto, la interposición de la demanda incidental sin dilación alguna.”

Por tanto, de forma muy acertada la jurisprudencia pone en juego el artículo 7 de nuestro Código Civil y cualquier impugnación de los créditos contra la masa debe ser realizada “sin dilación alguna”, independientemente de la fase en la que se encuentre el concurso.

Una ramificación muy importante de este argumento viene a la hora de presentar la Rendición de Cuentas ya que, si un acreedor despistado tratase de utilizar el régimen de recursos contra dicha rendición para modificar o tratar de que se le reconozcan nuevos créditos contra la masa, resulta posible luchar dicha pretensión con esta línea jurisprudencial.

Leave a Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
HAZ TU CONSULTA!