• 968 23 68 22

07 Aug

  • By hernandezmora
  • In Blog
  • Comments None

Por desgracia, la media de concursos de acreedores que terminan en liquidación en nuestro país es bastante alta y el nivel de satisfacción de los créditos suele ser bastante bajo, a veces ni siquiera se llegan a pagar los créditos contra la masa, por tanto está bastante justificado que salten todas las alarmas cuando una empresa descubre que uno de sus clientes ha entrado en concurso de acreedores.

No obstante, para minimizar el impacto de la declaración en concurso hay una serie de conductas muy recomendables que pueden llevar a cabo tanto los acreedores como la propia empresa concursada.

¿Qué puede hacer la empresa en concurso para recuperar la confianza pérdida por la propia declaración en concurso?

  1. Transparencia y honestidad. Puede parecer una consejo un tanto ingenuo pero en las fechas que estamos y tras una crisis de proporciones bíblicas las empresas suelen estar más que informadas y, sobre todo, que un concurso de acreedores no significa nada bueno para ellas. Por desgracia, también están acostumbradas a que la propia empresa en concurso guarde silencio y enterarse de la nueva situación a través de la Administración Concursal, un tercero o los medios en los casos más polémicos. Por tanto, resulta muy aconsejable poner en conocimiento de los clientes y proveedores de la empresa la nueva situación lo antes posible, explicarles en qué consiste si tienen dudas y, sobre todo, tranquilizarlos y explicarles que el objetivo de la empresa es continuar la actividad y alcanzar un convenio, si ese es el caso, aunque sin menospreciar la gravedad de la situación. La situación de concurso no va a cambiar, pero esta actitud va a estar bien vista y será valorada adecuadamente, lo cual puede repercutir muy positivimente a la hora de negociar , votar la propuesta de convenio y en las relaciones durante toda la tramitación del procedimiento. No sería la primera vez que durante una de estas charlas se escucha la expresión “al menos váis de frente, no como los de…“.

  2. No crear expectativas irreales: si tras los cálculos de tesorería realizados los resultados establecen que el perido medio de pago a proveedores es de 60 días, mejor ponerlo de manifiesto y no crear expectativas de que se va a cobrar antes para luego ir retrasando el pago. Esta táctica a la larga puede repercutir muy negativamente en la imagen de la concursada y erosionar la relación de confianza con proveedores y clientes.

  3. Escuchar: escuche a sus acreedores desde el principio, le van a dar una información muy valiosa para diseñar la propuesta de convenio y van a apreciar el esfuerzo

¿Y un acreedor? ¿Hay algo que pueda hacer para no verse más perjudicado por el concurso de acreedores?

  1. Labor preventiva. Una vez que se haya declarado el concurso es poco lo que se puede hacer con las facturas pendientes de pago previas a dicha declaración, no obstante, es muy aconsejable realizar una labor preventiva cuando detectamos clientes que empiezan a tener problemas. La empresa debe velar por sus propios intereses y no verse atrapada con más deuda de la que puede permitirse en caso de concurso, ya que pueden pasar muchos años antes recobrarla, siquiera parcialmente, si ese llega a ser el caso.

  2. Trabajar y cobrar. Una vez declarado el concurso habrá que plantearse si se quieren mantener las relaciones comerciales o no. En caso afirmativo, el acreedor debe ser consciente de que todas las cantidades adeudadas por productos/servicios prestados con posterioridad a la DC se trata de créditos contra la masa que deben ser satisfechos, aunque normalmente haya retrasos. Si no se pagan dentro de un período que previamente se haya establecido como razonable, que salten todas las alarmas.

  3. ¿Personación o seguimiento? Ante la declaración en concurso al acreedor se le presentan dos opciones: 1) Comunicar su crédito y hacer un seguimiento del concurso a través de medios extrajudiciales. 2) Proceder a personarse en el concurso mediante abogado y procurador. Los costes son muy diferentes en cada caso, por tanto, la decisión dependerá principalmente del importe de la deuda y el interés que se tenga en participar en el procedimiento, pudiendo realizar alegaciones en la Sección de Calificación, manteniéndose al tanto puntualmente de todos los trámites que se realicen en el Juzgado y recibiendo copia de los informes que preprare la AC.

Leave a Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
HAZ TU CONSULTA!