• 968 23 68 22

14 May

  • By hernandezmora
  • In Blog
  • Comments None

De los derechos de autor. La creación de una obra, ya sea literaria, científica o artística, genera una serie de derechos, independientes de otros derechos, a favor de su creador o autor, regulados por el Real Decreto Legislativo 1/1996, de 12 de abril, por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley de Propiedad Intelectual. Estos derechos de autor son de dos tipos: personales y patrimoniales.

Dentro de los derechos personales o morales, irrenunciables e inalienables, que el autor posee se encuentran los siguientes:

  • El autor puede decidir si su obra ha de ser divulgada, en qué forman y si tal divulgación ha de hacerse con su nombre, bajo seudónimo o signo, o anónimamente.
  • También puede exigir el reconocimiento de su condición de autor de la obra, así como que se respete la integridad de la obra e impedir cualquier deformación, modificación, alteración o atentado contra ella que suponga perjuicio a sus legítimos intereses o menoscabo a su reputación.De los derechos de autor
  • El autor puede modificar la obra, siempre que respete los derechos adquiridos por terceros y las exigencias de protección de bienes de interés cultural. También, puede retirar la obra del comercio, por cambio de sus convicciones intelectuales o morales, previa indemnización de daños y perjuicios a los titulares de derechos de explotación.
  • Por último, siendo su autor podrá acceder al ejemplar único o raro de la obra, cuando se halle en poder de otro, a fin de ejercitar el derecho de divulgación o cualquier otro que le corresponda.

Dentro de los derechos patrimoniales o de explotación que el autor posee encontramos un derecho exclusivo de explotación de su obra. Dicho derecho se concreta en las siguientes actuaciones:

  • Distribución
  • Comunicación pública
  • Transformación

Todos estas actuaciones sobre la obra del autor no podrán ser realizadas sin su autorización, salvo en los casos previstos en el Real Decreto citado al comienzo de esta entrada.

Por último, existen otros dos derechos que el autor goza: el que los autores de obras de artes plásticas tendrán a percibir del vendedor una participación en el precio de toda reventa que se lleve a cabo mediante pública subasta, en establecimiento mercantil, o con la intervención de un comerciante o agente mercantil y el derecho de remuneración por copia privada.

Los derechos de explotación o patrimoniales que el autor disfruta durarán toda la vida de este y setenta años después de su muerte o declaración de fallecimiento. En cambio, sólo ciertos derechos personales o morales se transmitirán a los herederos del autor una vez este haya fallecido. Son la posibilidad de exigir el reconocimiento de su condición de autor de la obra y la de respetar a la integridad de la obra, que no tienen límite de tiempo para su ejercicio. Además, el derecho a decidir si la obra ha de ser divulgada y en qué forma pasará a sus herederos que dispondrán de él durante 70 hayas desde el fallecimiento.

Por supuesto, estos derechos tienen una serie de límites, tratados por el mismo texto legal en sus artículos 31 y siguientes.

 

Leave a Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
HAZ TU CONSULTA!